La Gratificante Labor de Cuidar a los Mayores: La Historia de Violeta Olivares

La labor de cuidar a los adultos mayores es una tarea noble y esencial en nuestra sociedad. Hoy tenemos el privilegio de compartir la experiencia de Violeta Olivares, quien nos brinda una perspectiva única sobre el cuidado a una persona mayor.

¿Cómo comenzó en el trabajo de cuidadora?

Empezó hace casi una década, inicialmente cuidando a una persona en su hogar. Luego, durante la pandemia, cuidó a su hermana que sufre de Alzheimer. Hace poco más de un año, comenzó a cuidar a Joan McBride, una tarea que ha encontrado especialmente gratificante.

¿Qué Le Pasó a Joan y Cómo Encontró Apoyo en Violeta Olivares?

Joan McBride, una maestra de primaria jubilada de 85 años, enfrenta los desafíos de la demencia. A medida que esta condición avanzaba, su necesidad de una cuidadora comprensiva y dedicada se hizo evidente.

Fue entonces cuando Violeta Olivares entró en su vida, aportando no solo su experiencia sino también su calidez y paciencia. A pesar de las diferencias culturales y de las barreras iniciales, Violeta y Joan han desarrollado una relación profunda y gratificante. Violeta, originaria de Chorombo Alto, Chile, ha dedicado más de una década a cuidar de los adultos mayores, convirtiéndose en un pilar de apoyo y amor para Joan.

¿Cómo se Adaptaron Joan y Violeta a sus Diferencias Culturales?

Inicialmente, Violeta se sintió intimidada por las diferencias culturales entre ella, latina, y Joan, afroamericana. Sin embargo, con el tiempo, ambas se adaptaron y superaron cualquier obstáculo. La comunicación, el respeto mutuo y el deseo compartido de comprenderse mejor fueron clave para desarrollar su sólida relación. La adaptación fue un proceso de dos vías, donde tanto la familia de Joan como Violeta aprendieron a confiar y respetarse mutuamente.

¿Qué aspectos considera más satisfactorio de su trabajo?

Hay muchos momentos gratificantes para ella, pero uno de los más significativos es saber que contribuye a mejorar la calidad de vida de alguien que ha dado tanto a los demás durante su vida. Ayudar a Joan en su día a día  la llena de alegría y satisfacción.

¿Cómo maneja los momentos difíciles, como cuando Joan tuvo un problema de salud grave?

Uno de los retos más significativos que Violeta enfrentó fue cuando la presión arterial de Joan subió peligrosamente, requiriendo una visita urgente a la sala de emergencias. Este incidente resaltó la importancia de estar siempre preparada y vigilante. Ahora, Violeta toma medidas preventivas adicionales, como monitorear regularmente la presión arterial de Joan, especialmente antes de salir de casa, para asegurar su bienestar.

¿Qué la motivó a seguir capacitándose en el cuidado de adultos mayores?

A pesar de su experiencia, siempre hay algo nuevo que aprender, especialmente en primeros auxilios y manejo de enfermedades específicas como el Alzheimer. La oportunidad de capacitarse a través del programa CalGrows fue algo que le interesó mucho, ya que me permitió mejorar sus habilidades y ofrecer un mejor cuidado.

¿Qué mensaje da para los que quieren ser cuidadores de adultos mayores?

Ser cuidador es una vocación que requiere paciencia, compasión y resiliencia. Aunque es un trabajo que puede presentar desafíos, las recompensas son inmensas. Contribuir al bienestar de alguien en sus años dorados es un honor y un privilegio.

La historia de Violeta Olivares es un testimonio del impacto positivo que los cuidadores pueden tener en la vida de los adultos mayores. A través de su dedicación y amor, Violeta no solo mejora la calidad de vida de Joan, sino que también destaca la importancia de la empatía, el respeto y la capacitación continua en este campo tan crucial.

Créditos a Araceli Martínez

Compartir en:
Compartir en: